En 2009, Gas TransBoliviano S.A. asume dos retos tecnológicos liderizados por personal boliviano

http://www.energypress.com.bo/Bolivia/1.htm

BOLIVIA
Edición 430 – 19/01/2009

Los proyectos de Inspección Instrumentada del Gasoducto y Nuevo Cruce del Río Grande, son dos desafíos que Gas TransBoliviano S.A. (GTB) se ha propuesto desarrollar en la gestión 2009, no sólo como un alarde tecnológico a cargo de personal 100 por ciento nacional, sino como una muestra de que es una empresa que cumple a cabalidad los estándares de calidad y seguridad que el transporte por ductos exige en los albores del siglo XXI.

GTB es propietaria y opera la sección boliviana del Gasoducto Bolivia – Brasil; conectando, las vastas reservas de gas natural boliviano, con la demanda brasileña de energía limpia y confiable. El compromiso que tiene la empresa con la calidad, la seguridad y las prácticas socio-ambientales progresivas, le ha significado la obtención de premios internacionales y reconocimientos, que ayudan a la consolidación de Bolivia como el eje de la industria de energía en el Cono Sur. En este contexto, GTB también suma la satisfacción de haber cumplido 11 años de operaciones sin accidentes con tiempo perdido o LTI (medida estándar de seguridad de la industria), una muestra más del nivel de seguridad y confiabilidad que la caracterizan entre las empresas del mismo rubro a nivel mundial.

La importancia de los retos tecnológicos que se ha propuesto cumplir en 2009 Gas TransBoliviano S.A., son revelados a Energy Press por José Gordillo Rosas, flamante presidente de GTB y un profesional con más de 18 años de experiencia en el sector de los hidrocarburos.

Inspección Instrumentada

Los protocolos y estándares de seguridad e integridad de ductos de transporte de hidrocarburos de la industria, imponen la necesidad de realizar inspecciones periódicas de todo segmento subterráneo de la línea; variando la periodicidad de estos en función de la antigüedad del ducto. “En algunos países, esta inspección instrumentada se realiza cada 5 o 7 años, y en otros cada 10 o 12, debido a que el material de los gasoductos no es un acero común, es un acero reforzado con aleaciones metálicas importantes y con revestimientos internos y externos. Nosotros tenemos previsto hacerlo cada cinco años queriendo ser conservadores con la confiabilidad, no debemos olvidar que es el ducto más importante que tiene Bolivia para el cumplimiento de un compromiso internacional”, destaca Gordillo.

Sin la necesidad de generar interrupción del servicio de transporte de gas, la finalidad de esta actividad es la oportuna detección de defectos, tales como: abolladuras, corrosión interna o externa, pérdida de material, daños al revestimiento, etc. La información obtenida de estas inspecciones es utilizada para la oportuna reparación de los defectos encontrados de forma de prevenir fallas mayores en el ducto que puedan causar una fuga o rotura con graves consecuencias, subraya el ejecutivo.

José Gordillo afirma que durante el 2009, corresponde a GTB la ejecución de la segunda inspección instrumentada desde el inicio de sus operaciones. La provisión de este servicio ha sido adjudicada a la empresa holandesa Rosen, que destinó personal y equipo especializado para técnicas y procedimientos de:

• Limpieza y verificación (Placa Calibradora)
• Relevamiento de Geometría Electrónica
• Relevamiento de Pérdida de Metal

Los trabajos de inspección y limpieza, a lo largo de los 557 Kms. del ducto en el lado boliviano, se iniciaron el 15 de Diciembre de 2008, para el tramo Río Grande – Izozog, y continuarán durante el primer bimestre del 2009 hasta la finalización de las corridas en la Estación de Medición Mutun en la frontera con Brasil.

“Cabe destacar que GTB también realiza inspecciones del ducto de carácter rutinario, estas se hacen a través de un recorrido por el derecho de vía y a través de reportes de protección catódica. Cada cierta distancia tenemos instrumentos de control de corrosión o protección catódica, que nos brindan un monitoreo diario del estado del ducto”, explica Gordillo.

NUEVO CRUCE DEL RÍO GRANDE

El segundo proyecto, con el cual GTB pretende marcar un hito a nivel tecnológico, está enmarcado en la zona de mayor criticidad en toda la extensión del gasoducto de exportación al Brasil, el cruce del Río Grande (ver gráfico), esto debido a los grandes volúmenes de agua y sedimento que conforman este cuerpo de agua. En este punto específico del ducto, las intensas temporadas de lluvias de los últimos años, en particular las grandes riadas del año 2007, llegaron a erosionar la orilla oeste del río hasta descubrir el ducto.

Según Gordillo, GTB respondió ante esta situación, ejecutando medidas de contingencia inmediata durante la primera mitad de 2007, para luego implementar el proyecto de Defensivos Río Grande, que implico la instalación de diversos sistemas de defensivos y soportes al gasoducto. Este proyecto se llevo a cabo durante la segunda mitad del 2007 y gran parte del 2008.

Si bien con estos trabajos se han logrado minimizar los riesgos de impacto material al sistema de exportación al Brasil generados por el río; estudios de ingeniería encarados por GTB con diversos especialistas en el área, determinaron que la solución con mayores garantías en el largo plazo sería la construcción de un cruce dirigido de mayor longitud que el existente, en el Río Grande.

Por lo señalado, GTB ha decidido construir durante el presente año el Nuevo Cruce del Río Grande.

“Este nuevo cruce consiste en un ducto paralelo de 32 pulgadas de diámetro enterrado por debajo del lecho del río utilizando el método de Perforación Horizontal Dirigida (HDD por sus siglas en ingles), la longitud de este nuevo cruce será de aproximadamente 2.700 metros, constituyéndose como una de las obras de este tipo más importantes a nivel mundial. Este nuevo cruce, quedará como alternativa operativa en caso de falla del cruce actual, apunta el titular de GTB.

El Proyecto Nuevo Cruce Río Grande, cuenta con Licencia Ambiental, aprobación por parte de la Superintendencia de Hidrocarburos, materiales y financiamiento generado internamente.

“Estamos seguros que la ejecución del proyecto del Nuevo Cruce de Río Grande brindará mayor confiabilidad al sistema de exportación de gas natural al Brasil y es por esta razón que autoridades y empresas brasileras y bolivianas afines al sector han destacado en reiteradas oportunidades su total satisfacción con la manera en que Bolivia esta procediendo a efecto de precautelar la continuidad del servicio de exportación”, concluye José Gordillo Rosas.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: