¿OPEP del gas?

http://www.la-razon.com/versiones/20081106_006448/nota_246_704830.htm

Carlos Miranda Pacheco*

El único problema sería nuestro rol de peón en ese tablero, en el que el conductor de la “Troika” decidiría qué jugadas se realizan.

A la fecha, existe consenso en que la crisis financiera que se está desarrollando es diferente a la de 1929, en que todavía no se puede anticipar su duración, pero todo parece indicar que sus efectos serán más profundos que los heredados del 29. También los hechos están demostrando que nadie está a salvo. Los miles de desocupados en Potosí están demostrando el espesor de nuestro blindaje que, repito, no es más grueso que el papel en que están escritas estas notas.

En términos energéticos, la principal diferencia está en que en esos tiempos la energía no jugaba un papel sustantivo en las economías. El suministro mundial de energía dependía menos de los hidrocarburos (petróleo y gas). La existencia de un cártel de países productores, como es la OPEP, era un sacrilegio impensable. Las empresas, que serían bautizadas como “Las 7 Hermanas”, ya existían, se habían dividido el mundo y los mercados manteniendo precios razonables y suministro sin interrupciones. EEUU, igual que ahora, era el mayor consumidor, pero, en esos tiempos, también el mayor productor de petróleo en el mundo. El uso del gas era casi inexistente y el calentamiento del planeta quizás era una exquisitez de algún científico tachado de medio loco.

Crisis y circunstancias diferentes. Naturalmente, las soluciones también serán diferentes. En energía, en petróleo y gas se insinúa una solución novel. Desde el 2001, existe la agrupación denominada Foro de Países Exportadores de Gas, que se reúne una vez al año para intercambiar información entre producción y grandes consumidores como el Japón. Los países miembros son: Algeria, Bolivia, Brunei, Egipto, Indonesia, Libia, Malasia, Nigeria, los Emiratos Árabes, Omán, Qatar, Trinidad y Tobago, Guinea Ecuatorial y Venezuela. Este último país está en forma forzada, al no ser exportador y más bien importar gas de Colombia. En la última reunión celebrada en Doha pudo circular agarrada de la mano de nosotros; caso contrario, no obstante su gran producción de petróleo, podía haber sido observada por no ser exportadora de gas.

Un grupo de trabajo del Foro sostuvo una reunión de trabajo con muy bajo perfil en Venezuela, a principios de octubre. Los resultados del grupo de trabajo fueron presentados en Teherán a una reunión de ministros de petróleo y gas de Irán y Qatar a la que se sumó Gazprom de Rusia. En estos tres países están localizadas el 60% de las reservas de gas del planeta. En los días previos a la reunión de Teherán, Gazprom y el Gobierno ruso sostuvieron reuniones en Moscú con el Secretario General de OPEP. Fue la primera vez que la OPEP se reunía con Rusia, que produce tanto petróleo como Arabia Saudita.

De ambas reuniones trascendió muy poco para el conocimiento público. Excepto que después del encuentro de Teherán se dijo que se había armado una “Troika” básica para conformar la “OPEP del Gas”.

Los círculos informados de los grandes mercados de la Unión Europea y EEUU están preocupados porque interpretan la casi simultaneidad de las reuniones, en circunstancias actuales, como una muestra más del gran juego geopolítico ruso para recuperar su rol de potencia de primer orden, en base al gas natural, y que aparentemente esa estrategia incluiría petróleo también.

Más o menos interesante. ¿Y qué pasa con nosotros? En gas, somos importantes regionalmente, pero igual, dentro de la futura organización de países exportadores de gas (OPEG, probablemente), el peso de Bolivia sería leve frente a la “Troika” que ya estaría instalada. Políticamente, probablemente nuestro gobierno estaría feliz y orgulloso, soñando que la OPEG le permitiría obtener mejores precios y condiciones con Brasil, y, además, que con Irán y Venezuela podrían trabajar para “enterrar al capitalismo”. Temas que están lejos de ser el pensamiento de la “Troika”. Los tres necesitan inversión y Rusia no quiere dañar al sistema que le está pagando más de $us 14.-/MMBTU en Europa.

Finalmente, se podría pensar que de constituirse la OPEG, y nosotros estar dentro de ella, al fin estaríamos jugando ajedrez en el tablero mundial de la energía. Correcto. El único problema sería nuestro rol de peón en ese tablero, en el que el conductor de la “Troika” decidiría qué jugadas se realizan, inclusive utilizándonos de “peón de sacrificio”; una jugada muy común en el ajedrez.

*Carlos Miranda P.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: