“La buena noticia de esta crisis es que se ha producido”

http://beta.americaeconomia.com/revista/181016-La-buena-noticia-de-esta-crisis-es-que-se-ha-producido.NotaRevista.note.aspx

1-11-2008Negocios

La crisis financiera y económica mundial podría haber sido un golpe aún mayor si hubiera demorado algunos años más en explotar. Ésa es la visión del presidente del grupo BBVA, Francisco González.
por Felipe Aldunate M. Eduardo Thomson

González: Si pudiera desplazar mis activos que tengo en todo el mundo, me gustaría tener más activos en Latinoamérica. Foto: Miguel Candia

La crisis financiera y económica mundial podría haber sido un golpe aún mayor si hubiera demorado algunos años más en explotar. Ésa es la visión del presidente del grupo BBVA, Francisco González, quien hace algunos años tuvo que soportar críticas de algunos sectores por conducir el banco de una forma demasiado conservadora, pero quien ahora cosecha los beneficios. Reconoce que le tiene pánico a los mercados, pero su grupo acaba de anunciar utilidades acumuladas en 2008 de 4.231 millones de euros, un 9,1% más que en 2007. Y su valor de mercado lo acerca a los 10 mayores bancos del planeta. Sobre la crisis, América Latina y sus planes, habló González en exclusiva con Felipe Aldunate M. y Eduardo Thomson, director editorial y editor ejecutivo de AméricaEconomía.

¿Cuándo se dio cuenta de la profundidad de la crisis que atravesamos?
Bueno, hace por lo menos cinco años veíamos que las cosas no iban por buen camino. Veíamos la creciente desconexión entre la economía real que crecía al 4% o 6% a nivel global y la economía financiera, que crecía a tasas increíbles de un 100% o 200%. Sabíamos que eso no podía seguir así. Claro, no sabíamos que esto iba a empezar a mostrar problemas en agosto del año pasado, pero esa posición escéptica y crítica nos ha llevado a tener un crecimiento sano y evitar estar contagiado de un producto tóxico. Esto nos permitirá estar fuera de la parte que ahora empieza, y que es consecuencia de una recesión : la morosidad. Nos hemos preparado mucho, sin participar de operaciones de “apalancamiento excesivo”, lo que nos va a permitir navegar en la siguiente parte del ciclo mucho mejor que la media en el sistema financiero.

¿Por qué el mensaje del desfase entre la economía real y la financiera no fue captado por todos?
Buena pregunta… Yo llevo seis años hablando de este tema. Posiblemente tenga una sensibilidad extrema porque trabajé en la bolsa mucho tiempo. Y la verdad es que le tengo pánico a los mercados, los conozco demasiado. Y vi claramente el desfase sin entender por qué se le daba un préstamo a una empresa que es imposible que lo pague o dar préstamos por el valor de una casa bajo el supuesto de que siempre va a subir. Por experiencia, pensaba que eso no podía seguir así. Pero yo no era el único que lo pensaba. Muchos otros lo pensaban, pero no actuaron en consecuencia y se extendieron un poco más porque su regulación se los permitía. Y es verdad que cuando todos tus competidores toman un riesgo que no quieres tomar, al final es muy difícil aislarse 100%, pues conlleva otros riesgos que a lo mejor no quieres. Nosotros tuvimos la suerte adicional de que la regulación española impedía a todos los que estábamos compitiendo en este país, tomar ese tipo de riesgos.

¿Por qué las autoridades no lo enfrentaron mejor?
Porque esta crisis es una crisis global y ante una crisis global, no hay una autoridad global, ni politica, ni regulatoria. La respuesta ante esta crisis global han sido respuestas locales, regionales: Europa con la suya, EE.UU. la suya, China la suya. Por lo tanto las autoridades han ido detrás de la curva. Ahora ya se empieza a tomar algunas medidas globales, está claro, pero no es fácil, es todo un tiempo.

¿Habría que crear una ONU financiera?
Sí, pero no se va a hacer de un día para otro. Los países no van a ceder soberanía tan fácil. Yo creo que es positiva la reunión de Washington, ya que se van a sentar las bases de principios comunes, pero de ahí a que esos principios pasen a normas, se apliquen y que haya una buena coordinación, va a pasar el tiempo.

¿Hay alguna buena noticia en todo esto?
La buena noticia de esta crisis, es que se ha producido, porque si no se hubiese producido ahora, sería más tarde y cuanto más tarde peor. Se produjo cuando la economía iba bastante bien, aun así hizo mucho daño. Imagínese que esta crisis se produjera dentro de cuatro años, con un endeudamiento que seguiría al alza, sería mucho peor.

¿Cómo encuentra esta situación a BBVA?
Muy bien. Es evidente que estamos teniendo una actividad menor que antes. Pero hay que verlo desde el punto de vistra relativo: hace dos años éramos el banco número 20 del mundo; ahora somos el 10 o12, dependiendo del día porque la volatilidad de los mercados es extrema. Pero sobre todo la crisis nos pilla con mucho capital, con mucha liquidez. Desde el principio de la crisis estábamos atiborrados de liquidez. El año pasado securitizamos una gran parte del balance y tomamos 38.000 millones de euros en liquidez, más de lo que habíamos presupuestado, pues sabíamos que la liquidez iba a ser un tema. Lo otro importante es la buena calidad del portafolio. La morosidad está subiendo, pero a los demás sube mucho más. Y eso va a hacer la diferencia.

En los últimos años BBVA ha incrementado su presencia internacional. ¿Cómo afecta eso en este escenario?
Bueno, EE.UU. es un país importante para nosotros. Queremos estar en la zona de más crecimiento de EE.UU., que es justamente la del sur, una prolongación de México. Además nos dimos cuenta que nuestra banca de retail y nuestra experticia es enorme comparado con la de la banca norteamericana, porque el sistema de pagos nuestro y de muchos países de América Latina está mucho más avanzado. Por ejemplo, nosotros casi no trabajamos con cheque, nosotros hacemos el settlement sobre todos los pagos domésticos electrónicamente. En España no hay nadie con cheque. En EE.UU. el cheque es realmente un instrumento que está incrustado en la mentalidad norteamericana y es un elemento de retraso tremendo hacia la productividad y hacia la conveniencia del cliente. Nuestro concepto de hacer marca de retail, es un concepto muy desarrollado de cross selling. Vendemos de todo en nuestros bancos, hasta productos físicos. Es que tenemos un concepto muy amplio de la banca.

¿Y la presencia en China?
China es otra cosa. Es una apuesta a 10 años. En China no puedes estar por tu cuenta, tienes que tener un socio local. Nosotros tenemos un socio local que se llama Citic, el sexto o séptimo banco de China. Lo que queremos es intercambiar conocimientos con ellos y crear una relación a muy largo plazo. Así, si China eventualmente va por el camino que queremos, que es libre mercado y más mundo privado, será una situación espectacular para BBVA. El mundo económico-político se traslada a Asia y BBVA es uno de los cuatro o cinco bancos del mundo que tienen presencia en China.

¿Cómo ve la presencia de BBVA en América Latina?
Tenemos una visión muy positiva de América Latina. Siempre lo he dicho, desde el año 2000 que soy de presidente de este grupo, y no me he equivocado. Ahora viene la primera crisis de verdad. Vamos a ver cómo la pasamos. Pero yo, francamente, si pudiera ahora desplazar mis activos que tengo en todo el mundo, me gustaría tener más activos en la región.

¿Más que en Asia?
No, más que en Europa.

¿Cuáles serán sus puntos fuertes en América Latina?
México va a crecer menos, evidentemente, pero tenemos un banco muy importante, Bancomer, y que tiene unas capacidades enormes de reducir costos y agrandar su market share. En Chile vamos a crecer más en términos relativos que otras partes de América Latina; en Perú y Colombia vamos a seguir creciendo. En Paraguay, por ejemplo, tenemos un banco pequeño, pero magnífico: son 100 personas nada más, pero funciona de maravilla.Vamos a seguir creciendo en casi todos los mercados de la región, más lentamente que el año pasado, pero más que en Europa, porque Europa entra en recesión. También vamos a crecer más que en EE.UU., que está en una recesión, pero claro, Texas y Alabama, que son los estados donde estamos ubicados, crecen más que EE.UU., por lo tanto estoy optimista.

¿Cómo ve Argentina y la decisión de nacionalizar su sistema de pensiones, donde BBVA tiene operaciones?
Creo que el mundo va hacia economías de libre mercado con reglas adecuadas. La economía de mercado y la democracia es la mejor forma de organizar la sociedad que conocemos. No hay otras. Los que se levantan y dicen ‘ha fallado la economía de mercado, ha fallado la democracia’, eso no es verdad. Los que fallan son ciertas personas, fallan ciertas instituciones pero no el sistema que seguirá fuerte. Nosotros respetamos la manera de actuar de cada país con sus instituciones. Nos gusta invertir en aquellos que tengan cierta predictibilidad, donde el estado de derecho es lo que impera. Y claramente no estamos a gusto cuando sucede algo que no es predecible. Pero cada país tiene su forma de actuar y nosotros respetamos eso, pues nos sentimos ciudadanos de cada país. Si no estamos de acuerdo en algo lo decimos, pero con respeto. En Argentina el tema de las nacionalizaciones de las pensiones, que aún está pendiente, no estaba dentro de nuestras predicciones, pero una vez que está ahí, tratamos de adaptarnos a esa realidad y la respetamos.

El respeto es una cosa. Seguir invirtiendo es otra.
Bueno, para eso hay que hacer estadísticas y ver dónde va el capital, cuáles son los flujos. Al final es importante la predictibilidad, el estado de derecho, que se respeten los principios de igualdad de oportunidades, que haya medios para que la gente pueda educarse, salga adelante. Cuando un país se aparta de eso, tiene un precio en la economía de mercado, pero aun así yo creo mucho en Argentina como país.

¿Hay más planes en Brasil, donde BBVA sólo tiene una operación mayorista y no de banca retail?
Para hablar de un tema se necesitan dos personas. Para comprar, falta alguien que venda. Estaríamos encantados de estar en Brasil, pero no hemos tenido la oportunidad de hacer ese matrimonio. Pero la vida es muy larga y seguro que hay segundas y terceras.

¿BBVA ha sido contactado por algún gobierno desarrollado para que rescaten algún banco en problemas?
Hemos sido tentados, no puedo decir por quién. Y hemos dicho que no porque era una cosa que no nos encajaba. Pero estamos en las primeras rondas de esta crisis. Seguro que volveremos a ser contactados y algunas cosas diremos sí, a otras diremos que no. En general los gobiernos no quieren quedarse con los bancos; lo que quieren es que funcionen. Lo que pasa es que algunos necesitan ayudas parcial o temporal. Lo que sí, nosotros no necesitamos comprar bancos, queremos construir un modelo, ser un banco del futuro más que ser un banco tan grande.

¿No se ven comprando más bancos?
El crecimiento inorgánico depende en parte de nosotros y parcialmente de oportunidades, y del ciclo económico. Si el ciclo es duro y largo va a haber muchas oportunidades Si es menor, habrá menos. Pero no nos torturamos. Somos menos compradores que lo que la gente piensa porque si nos equivocamos tenemos mucho que perder. Si hubiésemos comprado cosas que nos ofrecieron hace un año, hoy estaríamos en una mala situación. Espero que sigamos teniendo la cabeza fría y evitar operaciones que destruyan valor. Pero no hay fórmula matemática. Hay muchas tentaciones. Lo que queremos es asegurarnos de que esas tentaciones sean las buenas: pecar cuando tengamos que pecar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: