Los piratas se convierten en un nuevo dolor de cabeza para la industria petrolera

http://www.energypress.com.bo/Global.php

Por Chip Cummins
The Wall Street Journal

DUBAI— La Armada de Estados Unidos informó el pasado 17 de noviembre que un grupo de piratas tomaron el control de un gigantesco buque petrolero saudita (), a cientos de kilómetros de la costa de Kenia. La entidad dijo que se trata de un atentado sin precedentes, tanto por su distancia de la costa como por la envergadura de su objetivo.

El ataque, que tuvo lugar el sábado (15), parece ser la primera interrupción significativa de los envíos de crudo en la región llevada a cabo por piratas. Pandillas muy organizadas, que operan desde una red de buques y lanchas de alta velocidad, han intensificado sus operativos contra los cargueros en las inmediaciones de Somalia y en el Golfo de Adén.

El almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., reconoció estar “asombrado” de que los piratas hayan capturado un barco de tal magnitud tan lejos de la costa. “Hemos observado un alza extraordinaria en la cantidad total” de ataques, manifestó.

En los tres meses que concluyeron el 30 de septiembre, los piratas que operan frente a la costa de Somalia han atacado a 26 embarcaciones y tomado como rehenes a 537 tripulantes, según los datos de la Oficina Internacional Marítima, que se ocupa de los delitos en alta mar.

Una de las razones detrás del aumento en los ataques parece ser la disposición de los dueños de las embarcaciones a pagar rescates. Según un informe del centro de estudios londinense Chatham House, los piratas han recaudado unos $US 30 millones en rescates este año.

A medida que los precios del petróleo se disparaban en los últimos años, las autoridades occidentales y los estrategas militares han tratado de encontrar la mejor forma de asegurar el flujo de petróleo desde los lugares donde se extrae hasta donde se consume.

Las amenazas se han multiplicado en los últimos años. Rebeldes nigerianos, por ejemplo, cerraron buena parte de los yacimientos petrolíferos del país. Grupos terroristas han atacado instalaciones petroleras en Irak, Arabia Saudita y Colombia. Rusia no ha ocultado su disposición a utilizar sus reservas de gas natural como una herramienta política, suspendiendo el suministro de vez en cuando.

Hasta ahora, no obstante, las andanzas de los piratas en alta mar no desvelaban a muchos analistas. Eso, a pesar de que hasta la mitad del petróleo consumido en el mundo se transporta por vía marítima, según el Departamento de Energía de EE.UU.

La industria petrolera es particularmente dependiente de las rutas que pasan por el Golfo de Adén, que se encuentra entre Yemen y Somalia y conecta al Mar Rojo con el Océano Índico. Se trata de un importante corredor energético, especialmente para el crudo del Golfo Pérsico que sale a Occidente por el Canal de Suez. Barcos cargados con cerca de 3,3 millones de barriles de crudo — casi 4% de la demanda global— pasan por sus aguas todos los días, según estimaciones del Departamento de Energía de EE.UU.

El Golfo y las aguas a su alrededor son importantes vías de tránsito para los bienes de Asia transportados a Europa y EE.UU. El aumento de la piratería repentinamente ha convertido a la zona en uno de los lugares más peligrosos del mundo para los capitanes de barcos.

De todos modos, la reciente caída en los precios del petróleo ha provisto alguna protección. La noticia del ataque contra el buque petrolero saudita, capaz de transportar dos millones de barriles de crudo, un 2,3% del consumo global diario, no causó un impacto significativo en el mercado. El precio del petróleo de referencia cerró en Nueva York en $US 54,95 el barril, el nivel más bajo de los últimos 22 meses.

La Quinta Flota de EE.UU. dijo en un comunicado que los piratas atacaron el Sirius Star, carguero con bandera de Liberia y propiedad de la petrolera estatal saudita Saudi Aramco. Agregó que el buque era operado por Vela International Marine Ltd., una subsidiaria de Aramco. El barco tenía una tripulación de 25 personas, incluyendo ciudadanos de Croacia, Reino Unido, Filipinas, Polonia y Arabia Saudita.

La Marina reveló que el ataque ocurrió a más de 830 kilómetros al sudeste de Mombasa, Kenia, mucho más al sur en el Océano Índico que la mayoría de atentados recientes.

El buque —de más de 300.000 toneladas brutas— es tres veces el tamaño de un portaaviones de Estados Unidos.

Representantes de Aramco y Vela no estuvieron disponibles para comentar sobre el ataque.

Navíos de Estados Unidos, Europa y Asia han aumentado sus patrullajes en la zona para proteger los envíos. Las tasas de seguros para los barcos que viajan por el Golfo de Adén se han incrementado debido a los ataques.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: