Los hidrocarburos y la futura CPE

http://www.la-razon.com/versiones/20081204_006476/nota_246_723859.htm

Carlos Miranda Pacheco*

El mediocre manejo de la economía del país por parte del Gobierno ha sido enmascarado por la elevación de los precios de exportación; cuando el del más importante hidrocarburo, el gas, se triplica, es difícil aplazarse. Por otro lado, se le debe reconocer una gran habilidad política. La bonanza económica, más la desteridad política, le han permitido exitosamente llegar a situaciones casi inverosímiles, afines a sus deseos o designios. Así tenemos el referéndum para la aprobación o desaprobación del texto de una futura Constitución Política del Estado (CPE) bajo la imagen, muy lejana de la verdad, de que el texto ha sido consensuado por todos, con la intervención de la OEA y Unasur.

Para tratar de orientar su voto, estimado lector, me permito informarle sobre el tratamiento de los hidrocarburos y también sobre un tema sustantivo de la propuesta: modificaciones posteriores a la CPE.

El tratamiento específico de hidrocarburos está contemplado en los artículos 359 al 368. Adicionalmente, y relevantes al tema, se deben considerar los capítulos sobre tierra y territorio, derechos de los pueblos indígenas, participación social y derechos fundamentalísimos. Estos artículos, más el resto, conforman un todo de 411 que muestran una CPE con un sentido claramente absolutista y autoritario. El Art. 359 inicia el tratamiento indicando que como los hidrocarburos son propiedad del pueblo boliviano, “el único facultado para su comercialización” y “propietario de todos los ingresos es el Estado”. Esto debe leerse: gobierno de turno como Estado, que podrá disponer de esos ingresos de acuerdo con su mejor saber y entender.

Esta redacción muestra que las disposiciones legales sobre regalías y participaciones departamentales podrían modificarse. Quienes evocan el YPFB paradigmático, mejor que destinen esas evocaciones a tiempos pasados que no volverán. La o las empresas estatales que se creen dependerán totalmente del TGN. Parece que los redactores no conocen o no entienden la historia petrolera de las empresas estatales. La total dependencia del Estado, prácticamente, ha sumido en la ruina financiera a Pemex. Es increíble que con los precios actuales, una empresa con más de dos millones de bpd, de producción de petróleo pudiera estar técnicamente en la quiebra financiera. México acaba de adoptar las medidas correctivas dolorosa y difícilmente. El anverso de esa medalla es Petrobras, considerada entre las 10 empresas petroleras más poderosas del mundo.

El proyecto de CPE encomienda a YPFB desarrollar el sector bajo estos lineamientos: a) Los contratos por servicios y determinadas actividades en toda la cadena productiva serán a cambio de una retribución. YPFB podrá celebrar contratos o conformar asociaciones de economía mixta con más del 50% accionario. ¡¿YPFB o el Estado no podrán tener pérdidas?! Art. 362-3, 363-II. En esos contratos la(s) otra(s) parte(s) hacen renuncia concreta a tribunales arbitrales en el exterior y deben reinvertir sus utilidades en Bolivia.

b) Los proyectos que atraviesen territorios originarios, antes de su realización, deberán ser sujetos de consulta previa y permitir la participación de las comunidades en el proyecto.

c) En todos los contratos se deberá contar con la participación del control social como una especie de Súper Director de YPFB, que intervenga en todas la decisiones importantes (Art. 20, 242, 316, 351, 361, etc.).

d) YPFB podrá celebrar contratos con la empresa privada solamente para el servicio de gas domiciliario. (Art. 20).

Todo lo anterior hace prever que pasará mucho tiempo y será difícil poner las riquezas de hidrocarburos en producción y beneficio de la nación.

Mirando más allá de los hidrocarburos, la figura es más preocupante. La reforma parcial de la futura CPE no sería objeto de un trabajo legislativo cuidadoso en dos legislaturas como ahora. Todo lo contrario. Según el Art. 411, bastará una ley de la Asamblea Legislativa Plurinacional (Cámaras de Diputados y de Senadores), aprobada por mayoría absoluta, para que la reforma entre en vigencia, aún después de un referéndum aprobatorio. En otras palabras, estamos en el umbral de aprobar una CPE nada permanente, sino un instrumento legal de chicle o de goma que se acomode a los intereses del gobierno de turno. Tan es así, que el jefe de la bancada del MAS en Diputados ha anunciado que una vez aprobado el texto actual, rápidamente será modificado. Sus colegas se apresuraron en tratar de desmentir esa declaración, con lo cual sólo confirman lo anticipado.

Debería preocupar a todos que en el exterior el Presidente haya manifestado que no abriga la menor duda de que la nueva CPE será aprobada. Localmente se ha propuesto la aprobación de leyes en el Congreso para implementar su ejecución antes de que la CPE sea aprobada. El único caso similar conocido, es Birmania, ahora Myanmar, donde el Gobierno anunció la aprobación de la Constitución en febrero, cuando el referéndum aprobatorio fue en julio. Pero eso es Birmania, que tiene presa a la líder de la oposición por los últimos 15 años, no obstante haber ganado el Nobel de La Paz. No nos extrañemos mucho si se llegó al supuesto consenso después de que generosamente el actual Presidente aceptó que la nueva CPE le permita una sola reelección. Como vemos, eso y muchas otras cosas más pueden ser fácilmente cambiadas.

*Carlos Miranda P.
es ingeniero petrolero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: