Pemex 2.0

http://beta.americaeconomia.com/revista/187061-Pemex-20.NotaRevista.note.aspx

03-12-2008Debates

Más autonomía le plantea a Pemex grandes desafíos y oportunidades.
por Marisol Rueda

Durante varios años, el campo petrolero Chicontepec, localizado en el estado mexicano de Veracruz, permaneció relegado para la paraestatal Pemex. Sus complejas condiciones geológicas, el elevado costo de extracción y la escasez de recursos hacían difícil su exploración. Pero hoy, la petrolera mexicana planea inyectar inversión al yacimiento gracias a los frutos que espera de la recién aprobada reforma energética.

Chicontepec es una de las apuestas de Pemex para compensar la declinación del gigantesco yacimiento Cantarell, que, tras haber llegado a producir 2 millones de barriles de petróleo al día en 2004, hoy sólo produce 902.000. El incremento en la inversión de Chicontepec será posible gracias a que Pemex tendrá mayor autonomía presupuestaria y podrá ofrecer contratos con incentivos extra a sus contrapartes sobre la base de su desempeño.

Éstos son dos de los resultados de una reforma energética en México, cuyas principales consecuencias recaen sobre Pemex. Su aprobación, por amplia mayoría, fue un bálsamo en medio de una crisis económica y de violencia para el gobierno del presidente Felipe Calderón: finalmente tuvo éxito con una iniciativa que -aunque generó ríspidas negociaciones al interior de los partidos políticos- ninguno de los gobiernos antecesores había logrado. “Es la reforma en el sector petrolero más importante y trascendente desde la nacionalización del petróleo, en 1938”, dice Alejandro Díaz-Bautista, investigador del Departamento de Estudios Económicos del Colegio de la Frontera Norte.

Dotar a la petrolera de mayor autonomía de gestión y más recursos para invertir son cruciales frente a las nuevas condiciones de la industria energética mexicana. Los yacimientos que Pemex está descubriendo hoy no tienen el gran tamaño ni la facilidad de los encontrados hace 30 años. “Ahora tenemos yacimientos más chicos y menos productivos”, dice Carlos Morales Gil, director general de Pemex Exploración y Producción. “Hoy se requiere perforar muchos más pozos, y hacerlo con el esquema [anterior a la reforma] de ley de Obras Públicas y Servicios simplemente no tenía ningún futuro”. Generaba burocracia y rigidez, dicen los actores.

El nuevo cuerpo legal entrega más flexibilidad en la gestión de contratos. Antes, la empresa no podía modificar las condiciones iniciales de éstos durante su vigencia. “Y por eso, muchas obras se terminaban no llevando a cabo”, dice David Shields, experto en temas energéticos. Si aumentaba el precio del acero, por ejemplo, no había flexibilidad para ajustarlo. “Esto ocasiona que los proyectos no se realicen y queden inconclusos”, señala Shields. La ley tampoco permitirá incorporar nuevas tecnologías o prácticas operativas a un proyecto luego de haber firmado el contrato, lo que antes también estaba limitado. Además, la reforma reduce la carga fiscal para las exploraciones en zonas difíciles, lo que incentiva a Pemex a seguir explorando, como lo hará en Chicontepec.

?máquina de perforar?Con estos dos factores se espera que la paraestatal amplíe su capacidad de ejecución. “Hoy estamos perforando 700 pozos al año con muchos problemas, porque tenemos capacidad de ejecución limitada”, dice Morales, de Pemex. “Con estos nuevos contratos podremos llegar a perforar hasta más de 1.500 pozos al año”.

La estatal, además, tendrá más flexibilidad para decidir cuánta deuda puede emitir para financiar proyectos. “Esto tendrá un impacto bastante grande hacia 2015 y 2020 porque, si maneja bien sus finanzas, puede invertir más en exploración y producción”, dice Duncan Wood, investigador del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM). Las expectativas son que Chicontepec, que hoy produce 33.000 barriles diarios, eleve su participación a 600.000 barriles al día hacia 2015. Otros yacimientos importantes para compensar la declinación de Cantarell son Ku-Maloob-Zaap, Sihil y Ayatsil. En el corto plazo, entre 2009 y 2011, Pemex trabajará en Ku-Maloob-Zaap y desarrollará Sihil y Ayatsil, además de que intentará disminuir el nivel de declinación de Cantarell.

Ayatsil cuenta con 500 millones de barriles de crudo de reservas probadas, mientras que Sihil tiene 350 millones. “Son estructuras más pequeñas, pero tienen desarrollos que nos van a ayudar a sostener los niveles de producción”, dice Morales. Ku-Maloob-Zaap, por ejemplo, aportó 690.000 barriles diarios en promedio en los primeros 10 meses de este año, volumen 39% superior al obtenido en el mismo período de 2007.

Y será hacia 2015 cuando los resultados de aguas profundas empiecen a mostrar resultados. Se pronostica que para esa fecha colaboren con 100.000 barriles diarios, que serán parte de los 3 millones de barriles diarios proyectados en total para entonces bajo la nueva reforma. Sin el nuevo régimen “nos hubiéramos caído a menos de 2,4 millones de barriles por día, de los actuales 2,8 millones”, dice Morales.

Otros de los beneficios contenidos en la reforma son cambios al Consejo administrativo de Pemex para incluir más especialistas en petróleo y negocios, así como la creación de un Consejo Nacional de Energía, que establecerá y supervisará la política energética del país, y una Comisión Nacional de Hidrocarburos, que regulará y supervisará la explotación y extracción de carburos de hidrógeno que estén en mantos o yacimientos.

Antes, el Consejo administrativo estaba compuesto por 11 miembros, cinco del sindicato de Pemex y seis del gobierno federal. “Con cuatro nuevos consejeros tenemos un equilibrio mucho más a favor del gobierno para que Pemex pueda ser más autónomo con respecto a lo que dice el sindicato”, señala Wood, del ITAM.

?poca confianza?Aunque la reforma petrolera fue aprobada por amplia mayoría en el Congreso, hubo algunas fracciones de los partidos de izquierda que quedaron inconformes con la resolución. El Frente Amplio Progresista (FAP), una coalición legislativa y de gobierno de partidos de izquierda, ha argumentado que la reforma es privatizadora. “Lo es en el sentido que fortalece y amplía la participación del sector privado en las actividades que componen la industria petrolera”, dice Víctor Rodríguez Padilla, doctor en economía y política de energía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Los integrantes del FAP sustentan su argumentación en el hecho de que, en el futuro, firmas privadas estarán presentes a lo largo de toda la cadena de valor mediante el sistema de contratos y de permisos, con excepción de la refinación.

Y son estos ojos los que velarán por la correcta aplicación de la nueva reforma energética. Algunos aún tienen reservas con respecto a la capacidad que tendrá Pemex a la hora de tomar las decisiones adecuadas para financiar proyectos. “No tengo tanta confianza en que tome las decisiones correctas”, declara Wood, del ITAM. “Pero vamos a ver”. Aunque aún manifiesta ciertas dudas, cree que la reforma es el primer paso para pensar en futuras modificaciones a la industria petrolera mexicana. Y quién sabe. En unos años pueden ser muchos los Chicontepec que estén bajo una activa explotación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: