La nueva realidad de la industria petrolera

http://www.energypress.com.bo/Global.php

Por Russell Gold
The Wall Street Journal

La industria petrolera mundial enfrenta difíciles opciones a medida que la caída de los precios del crudo está obligando a las compañías a reconsiderar cómo gastan su dinero. La nueva prioridad: conservar efectivo.

Hace sólo unos meses, las grandes petroleras y empresas de gas natural registraban ganancias récord a medida que la demanda global de energía aumentaba y el precio del crudo llegaba a $US 145 por barril. Las petroleras no tenían que elegir entre pagar su deuda, aumentar los dividendos de sus acciones, incrementar sus balances de efectivo o ampliar sus presupuestos de capital. Podían darse el lujo de hacer todo simultáneamente.

Ahora, la desaceleración económica mundial está reduciendo la demanda de petróleo y gas natural, llevando el precio de referencia de un barril de crudo a menos de $US 50, como sucedió hace unos días por primera vez desde 2005.

Si los precios del petróleo no se recuperan considerablemente en las próximas semanas, expertos de la industria esperan que las petroleras, como primer paso, empiecen a recortar sus generosos programas de recompra de acciones, los cuales han ayudado a amortiguar el derrumbe de los precios de sus títulos en los últimos meses.

Más recortes podrían ser necesarios. Predecir los precios del petróleo en un mercado tan volátil es un peligroso pasatiempo, pero analistas de la industria han estado reduciendo las previsiones de precios y algunos creen que el crudo no se recuperará pronto. El banco de inversión energética Tristone Capital, con sede en Calgary, Canadá, pronosticó que los precios del petróleo promediarían $US 50 el próximo año.

A ese nivel, gigantes como Exxon Mobil Corp., Chevron Corp. y ConocoPhillips tendrán que aumentar su deuda, gastar sustanciales reservas de efectivo o recortar costos para financiar los presupuestos de capital por completo y mantener sus dividendos, según un estudio sobre flujo de caja de Barclays Capital, la división de banca de inversión del banco británico Barclays PLC.

Con el colapso de los precios del petróleo y una crisis global de crédito, “no tenemos dudas de que un desaceleración notable ocurrirá en el negocio mundial de energía”, aseguró la firma de inversión TPH Energy, de Houston.

Incluso con un precio de $US 70 por barril, Chevron y algunas compañías medianas como Marathon Oil Corp. y Suncor Energy Inc. deberán tomar decisiones estratégicas sobre qué recortar y qué financiar. En una reciente nota de investigación, la firma Sanford C. Bernstein dijo que con el petróleo a $US 70 en 2009, “es obvio” que compañías como BP PLC, ENI SpA, Royal Dutch Shell‐ PLC y ConocoPhillips “podrían tener dificultades para mantener el dividendo y los niveles de recompra”, mientras que Exxon y StatoilHydro ASA enfrentarían problemas similares en 2010.

Para gestionar su efectivo, algunas compañías energéticas de tamaño mediano han empezado a recortar sus planes de gastos de capital. Por ahora, las grandes compañías globales están manteniendo sus gastos planeados, aunque están atrasando ciertos proyectos con la esperanza de que los costos de construcción e ingeniería —los cuales se han disparado en los últimos años— bajen a medida que se desacelera la expansión del sector.

Las energéticas ya han sido vapuleadas por el descenso general de las bolsas de valores y las preocupaciones sobre la caída de los precios del petróleo. Las acciones de Exxon y Chevron, las dos mayores petroleras con sede en Estados Unidos, han bajado este año 17% y 18%, respectivamente. En noviembre, J.P. Morgan redujo sus previsiones de ganancias de Exxon en 17% y de Chevron en 26%.

Para hacer frente al bajón sin reducir la financiación de proyectos que prometen generar crecimiento, lo más probable es que las compañías agoten sus grandes reservas de efectivo y aumenten su deuda, dijo Jason Gammel, un analista energético de Macquarie Securities. Gammel agregó que Exxon podría financiar su gasto de capital por un año y medio con los $US 37.000 millones en efectivo que reportó a finales de septiembre.

Aunque la crisis crediticia ha congelado los mercados de deuda para la mayoría de las industrias, los fuertes balances forjados por las petroleras en los últimos años gracias a los altos precios del crudo significan que “habría mucho apetito en el mercado por deuda petrolera integrada si las cosas empeoran”, señaló Gammel.

Por supuesto, si los precios del crudo vuelven a subir, como algunos analistas continúan pronosticando, las petroleras podrán capear el actual bajón con poco alboroto. Las previsiones de precios de Barclays dicen que el crecimiento de la demanda volverá para llevar los precios de nuevo a $US 100 el barril. Otros, como Tristone Capital y Deutsche Bank, son más pesimistas.

El pronunciado descenso de los precios del petróleo y del gas natural ya ha tenido un drástico efecto en compañías que son más pequeñas y tienen una posición financiera más débil que los gigantes petroleros globales.

Estas pequeñas empresas, principalmente productores concentrados en gas natural o proyectos de producción de alto costo como las arenas de petróleo de Canadá, ya han reducido su gasto de capital para asegurarse de que no estén gastando más de lo que generen las operaciones. Esta actitud es muy diferente a la vista en los últimos años, cuando muchas de estas compañías gastaban mucho y dependían de deuda y los mercados accionarios para conseguir efectivo extra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: