Perú a todo gas

http://www.petroleo.com/pi/secciones/PI/ES/MAIN/IN/ARTICULOS/doc_67072_HTML.html?idDocumento=67072

Regional

Nueva reserva de 3,4 trillones de pies cúbicos (Tpc) de gas
Walter Adrián Duer, Diciembre 2008

La exploración y explotación de gas en el Lote 56 de la selva peruana, por parte del Consorcio Camisea, apunta a incrementar la producción con el objetivo de autoabastecer el consumo interno y, en el mejor de los casos, que el país se convierta en exportador. La principal barrera: los potenciales conflictos ambientales.

Con la promesa de que es un paso clave para que Perú deje de importar gas licuado de petróleo (GLP) y se convierta en autosuficiente (e, incluso, con la aspiración de convertir al país en exportador en la materia) y con la presencia del presidente del país Alan García, entre otros funcionarios y autoridades, el 13 de octubre se dio el puntapié inicial a la producción de hidrocarburos en el marco del Proyecto Camisea II.

Habían pasado poco más de cuatro años y una inversión estimada en US$ 872 millones desde la firma del contrato de licencia del Lote 56, acuerdo celebrado el 7 septiembre de 2004, entre Perupetro (el ente peruano estatal encargado de promover las inversiones en hidrocarburos) y el Consorcio Camisea, conformado por la filiales peruanas de Pluspetrol (de origen argentino), Hunt Oil (estadounidense), Tecpetrol (también argentino), Sonatrach (argelino), Repsol Exploración (hispano-argentino) y SK Energy (surcoreano).

Daniel Guerra, gerente de Relaciones Institucionales de Pluspetrol, cuenta que “hasta el momento, el Consorcio Camisea ha comprometido inversiones por aproximadamente US$ 2.250 millones en el país”. Yendo más específicamente a Camisea II, Guerra aclara que “el monto destinado al Lote 56 contempló la perforación de seis pozos en el yacimiento Pagoreni (en el distrito Echarate, en el Cusco), la construcción de dos módulos de separación de líquidos de gas natural ubicados en la Planta de Malvinas (en la misma región), y la ampliación de las instalaciones de la Planta de Fraccionamiento de Líquidos, ubicada en Pisco, en la zona de Ica y que será, precisamente, operada por Pluspetrol. Cabe aclarar que la compañía TGP (Transportadora de Gas del Perú) tiene el componente de transporte del proyecto, mientras que la distribución quedó para la local Cálidda (Gas Natural del Perú).

Más reservas, más producción

El inicio de operaciones de este lote presupone el comienzo de la explotación de una nueva reserva de 3,4 trillones de pies cúbicos (Tpc) de gas y de 227 millones de barriles de gas natural líquido. De esta manera, las reservas totales del Consorcio Camisea en el país alcanzan ya los 14,8 Tpc, si se considera que hasta la fecha eran de 11,4 Tpc.

El proyecto ya se encuentra en operación y en una primera etapa se espera una producción de 300 millones de pies cúbicos por día (Mpc/d), que generarán unos 21.000 barriles en ese período. Sin embargo las estimaciones de lo que significará a futuro la puesta en marcha de Pagoreni son mucho más optimistas.

Por lo pronto, se estima que para 2010 se incrementará la producción de líquidos de gas natural hasta en 45.000 barriles por día, a partir de un aumento en la producción de 640 Mpc/d. “Esto, sumado a la producción del Lote 88, hace que el total generado por el consorcio ascienda a unos 80.000 barriles por día”, explica Guerra. Y, en tren de sumar numeritos, para esa misma fecha la producción total del consorcio alcanzará los 1.260 Mpc/d.

Además, otro objetivo de este proyecto es suministrar gas seco a la nueva planta de licuefacción de GNL que se está construyendo en Pampa Melchorita, ubicada, al igual que la Planta de Fraccionamiento de Líquidos, en la zona de Ica. Esta planta, cuyo producido será utilizado para exportación, está contemplada en el plan estratégico del gobierno peruano (conocido como Plan Referencial) y apunta a garantizar que se cuente con reservas de gas suficientes para el consumo interno y que sólo se utilice para comercio internacional el excedente de reservas de Camisea II. Del consorcio que se ocupa de la construcción de las instalaciones de Pampa Melchorita, llamado Perú LNG, también forman parte Repsol-YPF, SK Energy y Hunt Oil (como principal referente), además de la japonesa Marubeni, única que no participa de Camisea.

Cuidado con la selva

Uno de los principales desafíos que debió afrontar el consorcio con el proyecto Camisea II (y con el que debe lidiar regularmente) es el del cuidado del medio ambiente. Es que particularmente, el Lote 56, cuya extensión abarca unos 580 kilómetros cuadrados, está enclavado en la selva tropical peruana, en un ámbito sensible, y linda con una buena cantidad de comunidades originarias. De hecho, se estima que unas 2.500 personas de diversos asentamientos viven dentro del lote, mientras que muchos otros poblados se erigen en los recorridos de los ríos Urubamba y Camisea. Cualquier paso en falso en materia ecológica podría significar un daño irreparable para el proyecto, más considerando que el Camisea original, el del Lote 88, ha experimentado incidentes importantes, como derrames en sus tuberías o denuncias de miembros de las comunidades Chocoriari y Tupac Amaru que dijeron haberse descompuesto luego de una pérdida de gas.

Con todo esto en mente, ni bien se firmó el contrato Pluspetrol armó una serie de charlas informativas con los miembros de las comunidades directamente influenciadas por las actividades del consorcio.

Como segundo paso, la operadora encargó el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de acuerdo a las normas establecidas por la regulación local sobre la Protección Ambiental en Actividades de Hidrocarburos.

Durante el trabajo se debieron analizar todas las instancias del proyecto: los trabajos de sísmica 3D (incluyendo establecimiento de campamentos, construcción de áreas de soporte, armado de helipuertos y zonas de descarga, perforación de pozos y el abandono de la zona previa restauración), la perforación de ocho pozos para explotación y exploración (cuyas locaciones dependían de los resultados de las prospección sísmica) y la construcción de un ducto de 25 kilómetros entre los pozos y la planta Malvinas.

A pesar de que hubo diversas presentaciones en contra de la concreción del proyecto por parte de las mencionadas comunidades y de algunas entidades ambientales, en julio de 2005 la Dirección General de Asuntos Ambientales Energéticos (DGAAE) del Ministerio de Energía y Minas aprobó el EIA presentado por Pluspetrol, considerando que cumplía con todos los requisitos y que no representa riesgos para la región ni para sus habitantes.

Inclina la balanza

Altísimos beneficios para la economía peruana y un panorama muy optimista respecto de las necesidades energéticas del país contrastan con grupos disconformes y la permanente sombra de potenciales conflictos ecológicos. En pocas palabras, así puede describirse el universo de Camisea II.

“A nivel nacional, los beneficios de esta nueva etapa de Camisea se traducirán en más regalías para el país, pues se generarán más impuestos a la renta”, señala Guerra. Se calcula que los ingresos del Estado peruano como resultado de este proyecto ascenderán a un promedio de US$ 200 millones anuales en concepto de regalías y unos US$ 150 millones más en impuestos adicionales, durante dos décadas. El ejecutivo de Pluspetrol destaca además la gran cantidad de puestos de trabajo que significó el proyecto: aproximadamente unos 3.000 empleos directos.

Además, Camisea II trae como beneficios un aporte del 0,5 por ciento al producto bruto interno (PBI) y una inclinación de la balanza comercial peruana que hará historia. En efecto, cuando todo el proyecto esté en pleno funcionamiento, se espera que los ingresos por exportación de gas natural superen los US$ 1.700 millones anuales hasta 2027, lo que transformará al país, eterno importador, en un exportador. “Nuestras operaciones generarán más polos de inversión para terceros como los proyectos de petroquímica”, agrega Guerra. En total, el proyecto rendirá según estimaciones del mercado unos US$ 4.800 millones.

Como conclusión, se puede tomar la frase dicha durante el evento de lanzamiento por el Presidente de Pluspetrol Resources Corporation, Steve Crowell: “se cumplió un objetivo a favor del desarrollo energético del Perú”, señaló.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: