Mil millones de dólares para YPFB

http://www.la-razon.com/versiones/20081218_006490/nota_246_732838.htm

Carlos Miranda Pacheco*

Se puede anticipar que el o los sindicatos petroleros actuales no dejarán pasar $us 1.000 millones frente a sus ojos…

Cuando se hizo pública la decisión del Banco Central de Bolivia (BCB) de prestar 1.000 millones de dólares a YPFB, se suscitó una polémica referida a su legalidad y conveniencia. Ex presidentes del BCB y ex ministros de Hacienda, superabundantemente, demostraron que sería ilegal. Por otro lado, también señalaban que la única fuente de recursos serían las Reservas Internacionales Netas (RIN), ahora, cuando más que nunca son necesarias para ayudar a capear la crisis financiera mundial.

Nobles, pero vanos esfuerzos de los profesionales que quisieron disuadir que se lleve a cabo el préstamo. Se olvidaban que en estos tiempos de “revolución democrática y cultural”, cuando el máximo dirigente decide “meterle”, se “le mete nomás”. La decisión está tomada y el préstamo figura en el Presupuesto General de la Nación para el 2009.

Entonces, cabe preguntarse qué piensa hacer YPFB con 1.000 millones de dólares el 2009, cómo los pagará y en cuánto tiempo. Ante la remota posibilidad de que hubiera respuestas a las interrogantes planteadas, vale la pena anotar algunos aspectos relevantes: Ninguna empresa en Bolivia, pública o privada, en toda nuestra vida republicana o en la colonia, ha sido objeto de un préstamo de 1.000 millones de dólares para ser gastados en un año.

YPFB, en sus 71 años de vida, tuvo dos grandes préstamos: uno, en 1953, fue de $us 50 millones. Esos fondos sirvieron para que ejecutara el Plan Camiri, un plan meticulosamente elaborado por ingenieros y geólogos de Yacimientos. Desembolsado el préstamo, el año siguiente se logró el autoabastecimiento del país. El otro gran préstamo fue obtenido del BID por $us 115 millones. La mitad, para desarrollar producción de campos probados, y el otro 50% para la aventura exploratoria más osada y estudiada que ha concebido YPFB en su historia: la búsqueda de trampas estratigráficas. Un gran esfuerzo con resultados negativos. El préstamo fue otorgado después de meticulosas revisiones por gente de gran competencia técnica.

Mil millones de dólares es una suma enorme. El beneficiado debe tener la capacidad administrativa para gastar coherentemente y mantener la información verificable para cualquier auditoría, a un ritmo de tres millones de dólares diarios. La observación no es banal ni malintencionada. No parecería prudente prestar $us 1.000 millones a una empresa que este año sólo ha podido ejecutar el 45% de un presupuesto de $us 7 millones.

Préstamos importantes son autorizados por directorios, tanto del solicitante como del otorgante. Una operación de $us 1.000 millones es tan cuantiosa que ha debido ser meticulosamente presentada en cuanto al uso que se dará a los fondos, así como la forma y el tiempo de pago, primero al directorio de YPFB y después al del BCB. Este banco, para examinar una operación de esa naturaleza y cuantía, ha debido recurrir a empresas especializadas que emitan su criterio sobre la conveniencia de la operación. Ése es el camino seguido por todos los bancos del mundo. Por tanto, en primera instancia, la responsabilidad del buen uso de los fondos a los que se le “meterá nomás” recae en los respectivos directorios.

El Legislativo deberá dar su aprobación final, por tanto, ya debería estar pensando cómo podrá realizar un examen de consistencia y calidad al uso propuesto de fondos.

La pregunta sigue vigente: Qué hará YPFB con esos fondos. YPFB es una isla de silencio y sus funcionarios mantienen un mutismo que asemeja a estar sujetos a un código de terror. Pero esporádicas noticias nos permiten deducir algunas de sus políticas administrativas. YPFB ha estado comprando grandes cantidades de vehículos livianos para su personal y anunciado la compra de 75 cisternas para el transporte de diesel. Por otro lado, con gran publicidad ha recibido un equipo de perforación, en mayo, con el que recién en febrero pretende perforar pozos en un campo ya desarrollado. De todo ese accionar, se ve que YPFB, en vez de recurrir a servicios especializados de terceros, prefiere realizar los trabajos por administración propia. Esa política es la menos aconsejada en la industria petrolera, porque inevitablemente conduce a grandes stocks de material y excesos de personal.

Por otro lado, por internet ya se puede acceder a un Plan Estratégico de Desarrollo de YPFB, 2008-2015. Un esfuerzo de presentar un documento serio de planificación que sucumbe a la verborrea política. Ese plan indica que YPFB debería disponer de $us 14.000 millones hasta el 2015. El plan es acompañado de otro de ejecución inmediata, el 2009, que requeriría, según declaraciones del presidente de Yacimientos, la suma de $us 1.800 millones. Este espacio no permite un análisis en detalle, tan sólo un comentario: un ama de casa va al mercado con Bs 1.000, con una lista más clara y detallada que las exigencias que plantea el plan para utilizar $us 14.000 millones.

Finalmente, una última observación. YPFB ha revelado que ya cuenta con 1.500 empleados. Ese número, de lejos, supera la masa crítica que se requiere para un sólido sindicato. Se puede anticipar que el o los sindicatos petroleros actuales no dejarán pasar $us 1.000 millones frente a sus ojos sin que una parte no sea participada por sus adherentes. Los sindicatos petroleros no son organismos ideologizados, son eminentemente salarialistas, por tanto, se debe esperar conflictos reales o imaginarios cuya resolución involucre bonos, sueldos extra, etc.

*Carlos Miranda P. es ingeniero petrolero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: