Chile: Todo sobre la crisis del gas

http://www.petroleumworldbo.com/PVbo082606.htm
gaschile_gasoductos_conexiones
Por Francisco Alvarez y Jonas Preller / EL Mercurio
Origen de la crisis

Para nadie es un misterio que el origen de la crisis energética no está dentro de nuestras fronteras. Es decir, la escasez de gas natural es responsabilidad directa de los cortes reiterados y crecientes que Argentina ha aplicado a nuestro país, aunque para muchos, la responsabilidad de que esto suceda pasa por la falta de proyección de las autoridades y por la despreocupación que éstas han tenido en materia energética.

La historia de esta prolongada crisis se remonta al 2001, cuando Argentina vivió la más grave crisis económica que haya enfrentado nuestro continente, lo que llevó al Gobierno trasandino de la época a decretar un congelamiento de tarifas de los servicios básicos (entre ellos el gas), a fin de evitar un conflicto social a raíz del impacto que produciría la “pesificación” de valores que hasta ese año estaban expresadas en dólares.

Ello llevó a que las empresas argentinas dejaran de invertir, lo que limitó la capacidad de producción y de transporte en relación con la demanda de la población e industrias. Hoy, productores como Repsol-YPF, Total y Petrobras negocian reajustes con la Casa Rosada.

Por ello nuestro país puede seguir siendo afectado –a raíz de que el gas argentino es la principal fuente de suministro para generación eléctrica- si el Gobierno argentino no logra acuerdo con las empresas y éstas no retoman las inversiones que permitan aumentar la producción de gas natural, pues el origen del problema está en la política de precios en Argentina, al subsidiar un recurso escaso haciendo explotar la demanda interna y desincentivando las inversiones.

En resumen, la solución de corto plazo al déficit pasa porque los gobiernos de Chile y Argentina le den un paraguas político a la solución técnica.
chilegas_consumo
El factor chileno: La Ley Eléctrica de 1999

Derivado de una fuerte crisis eléctrica que enfrentó nuestro país debido a la sequía de 1999 el Congreso Nacional inició la tramitación de un proyecto impulsado por la Comisión Nacional de Energía (CNE) que trajo consigo una serie de innovaciones que a la larga serían perjudiciales para que nuestro país enfrentará una crisis energética.

A juicio del director ejecutivo de Electroconsultores, Francisco Aguirre, la Ley Eléctrica de 1999 trajo una conceptualidad que fue fatal para el desarrollo de las inversiones eléctricas en Chile. “La Ley estableció que todos aquellos suministros que no se le entreguen al consumidor final (casas) deberá ser compensado con multas y compensaciones por parte de las empresas eléctricas, no importando el origen de la falla”.

Aguirre aclara que esta normativa provocó que las grandes empresas eléctricas no se interesaran en tomar a los clientes regulados (hogares y pequeñas empresas), inclinándose por las grande industrias y empresas donde no se veían obligados a pagar multas por fallas en el suministro. “Esto provocó una estrechez del suministro, lo que obligaría nuevamente a modificar la ley”.

Protocolo de interconexión gasífera entre Argentina y Chile

En 1995 Chile y Argentina firmaron un protocolo de integración gasífera que le permitía a nuestro país dejar de depender de las lluvias para asegurar un suministro. Lamentablemente hoy, ese acuerdo es la manzana de la discordia.

El protocolo de complementación económica entre ambos países, fijó las normas que regulaban la interconexión gasífera y el suministro del gas natural, fue firmado a fines de noviembre de 1995 por los presidentes Eduardo Frei Ruiz-Tagle y Carlos Menem, y en un principio no inducía a equívocos o interpretaciones.

Hasta que comenzaron los cortes, y Argentina se amparó en el artículo 2°, que establecía: “Los Partes no pondrán restricciones a que los productores y otros
disponentes de gas natural de Argentina y de Chile exporten gas natural al país vecino, sobre la base de sus reservas y sus disponibilidades, debidamente certificadas (…) Tal antecedente permitirá a la Secretaría de Energía de Argentina, en nombre del Poder Ejecutivo, y al Ministerio de Economía, Fomento y Reconstrucción de Chile, en nombre del Poder Ejecutivo, según corresponda, considerar las solicitudes a fin de otorgar los respectivos permisos de exportación de gas natural en la medida que no se comprometa el abastecimiento interno al momento del otorgamiento, si la legislación de las Partes así lo requiere”.

De ahí que el gobierno argentino acusa de falta de suministro interno, lo cual lo eximiría de responsabilidad en los cortes, dejándola completamente en manos de las empresas productoras y distribuidoras.

Otra disposición que libera de culpas a Argentina se encuentra en el artículo 3°, y establece que cada empresa que entre al mercado gasífero entre Chile y Argentina debe asegurarse de que exista capacidad de transportar gas: “Las personas naturales o físicas y jurídicas de derecho privado interesadas en iniciar o continuar emprendimientos empresariales en el marco del presente Protocolo, deberán tomas las medidas razonablemente para asegurar la capacidad de transporte en ambos países”.

Los afectados

Según cálculos de expertos, unos US$ 50 millones mensuales está costando la crisis del gas a las empresas eléctricas e industrias que no han tenido otra opción que reemplazar ese combustible por las restricciones que vienen desde Argentina.

Las industrias que han optado por el diésel o gas licuado para seguir operando, han enfrentado alzas de 230% a 400% en los gastos asociados a la compra de insumos energéticos.

En términos concretos, se estima que reemplazar el gas por diésel significa un gasto adicional de US$ 360 mil a US$ 415 mil diarios, es decir, unos US$ 12 millones mensuales.

En todo caso el Gobierno ha asegurado que el suministro a los hogares no está amenazado debido a que existe una disposición legal que obliga a las empresas a priorizar este envío por sobre el industrial.
chilegas_produccion
Cronología de la crisis

Cuando Buenos Aires ordenó restringir los envíos de gas natural a Chile, se destapó lo que era considerado un secreto a voces: una crisis energética interna.

Alrededor de nueve años han transcurrido desde que los entonces Presidentes Eduardo Frei y Carlos Menem, de Chile y Argentina respectivamente, se dieron un apretón de manos sellando así el llamado Protocolo de Integración Económica, en el cual se establecía la interconexión gasífera entre ambos países.

Desde ese momento se sucedieron las inauguraciones de gasoductos -como el binacional en la Región de Magallanes en 1996, el que une la provincia de Neuquén con la zona central del país en 1997, los gasoductos de la zona norte de Chile en 1998 y el gasoducto que une la provincia de Neuquén con la VIII Región- hechos que a la postre permitieron que en 2000 los usuarios del gas natural argentino alcanzaran en Chile los 150.000.

Sin embargo, no todo podía ir tan bien. Una revuelta social en Argentina acabó con la administración del entonces Presidente Fernando de la Rúa.

En el período de un año se sucedieron las presidencias de Adolfo Rodríguez Saá y Eduardo Duhalde, administraciones temporales destinadas a hacer cumplir el mandato inconcluso de De la Rúa.

En ese orden, y tras una elección donde Carlos Menem se retiró anticipadamente, en mayo de 2003 asume la Presidencia el ex gobernador de la provincia de Santa Cruz, Néstor Kirchner, quien entre sus primeras ordenanzas como Primer Mandatario estableció el congelamiento de las tarifas de los servicios públicos, incluyendo el gas.

Alternativas de solución

Mucho se ha especulado respecto de las alternativas de solución que deberían barajar las autoridades chilenas para hacer frente al recorte de gas por parte de Argentina.

En primer lugar, aunque parezca obvio, la alternativa más viable es que el gobierno argentino levante el congelamiento de tarifas de los servicios básicos y de esta manera incentivar a las grandes empresas a volver a invertir en generación y distribución gasífera, y de esta manera asegurar el envío de este combustible a Chile.

También se baraja el proyecto de Gas Natural Licuado (GNL) –impulsado por el Gobierno y Enap- que en lo sustancial consiste en traer gas desde destinos distantes por vía marítima.

Y por último, entra en escena la Nueva Ley Eléctrica, que busca asegurar un suministro energético constante en nuestro país, pero que no ha estado exenta de polémicas a raíz de los costos que implicaría para los usuarios residenciales.

GNL

Ante las restricciones del gas natural que viene desde Argentina, y la gran cantidad de inversiones que realizó la industria chilena —especialmente la eléctrica— sobre la base de este combustible, el Gobierno está impulsando un proyecto para traer gas desde otros países, en forma licuada.

La iniciativa tendría un costo de US$300 millones, y consiste en la importación de gas por la vía marítima, que incluye la construcción de un terminal de regasificación —que devuelva el hidrocarburo licuado a su estado original—y una central de ciclo combinado, que deberían estar listas a fines de 2005.

La Empresa Nacional de Petróleo (ENAP) es la encargada de llevar adelante el proyecto. La institución escogería a las empresas abastecedoras a través de una licitación, que se abriría el 2 de mayo de 2005. Ya han mostrado interés por vender gas países como Indonesia, Rusia, Australia, Perú, Argelia y Malasia.

En términos de precios, un millón de BTU —la unidad de medida del gas, equivalente a 27 metros cúbicos aproximados— debería fluctuar entre 3,2 y 4,5 dólares, versus los 11,5 dólares que cuesta el diésel usando la misma unidad.

En Chile, ya hay compradores interesados. De hecho, Enap establecería una alianza con Endesa Chile y Metrogas para llevar adelante el proyecto GNL, comprometiendo una demanda indefinida, y así el negocio se hace viable. Es lo que se ha llamado el “pool de consumidores” de gas natural licuado.

Mapa gasífero chileno

El mapa gasífero chileno esta compuesto principalmente por tres gasoductos que provienen desde Argentina.

En primer lugar hay un gasoducto en el norte (Norandino); al lado está Gas Atacama, en la zona central, un poco al sur de Mendoza está Gas Andes, y en el sur está el Gasoducto del Pacífico que cruza la zona de Concepción. Finalmente esta el Gasoducto de Magallanes que abastece en un 100% a Methanex.

Según cifras estimadas por la Comisión Nacional de Energía a abril 2005, los envíos a cada gasoductos, considerando el supuesto de que están operando a un 100% serían.

Gas Atacama: 3,4 millones de m3
Norandino: 3,2 millones de m3
Gas Andes: 10 millones de m3
Gas Pacífico: 2 millones de m3
Magallanes: 6 millones de m3
TOTAL: 24, 6 millones de m3

Composición del mercado eléctrico chileno

El mercado eléctrico en Chile está compuesto por las actividades de; generación, transmisión y distribución de suministro eléctrico. Estas actividades son desarrolladas por empresas que son controladas en su totalidad por capitales privados, mientras que el Estado sólo ejerce funciones de regulación, fiscalización y de planificación indicativa de inversiones en generación y transmisión, aunque esta última función es sólo una recomendación no forzosa para las empresas.

Participan de la industria eléctrica nacional un total aproximado de 31 empresas generadoras, 5 empresas transmisoras y 36 empresas distribuidoras, que en conjunto suministran una demanda agregada nacional que en el 2002 alcanzó los 42.633,3 GWh. Esta demanda se localiza territorialmente en cuatro sistemas eléctricos (SING, SIC, Aysen y Magallanes).

El principal organismo del Estado que participa en la regulación del sector eléctrico en Chile es la Comisión Nacional de Energía (CNE), quien se encarga de elaborar y coordinar los planes, políticas y normas necesarias para el buen funcionamiento y desarrollo del sector energético nacional, velar por su cumplimiento y asesorar a los organismos de Gobierno en todas aquellas materias relacionadas con la energía.

Generación

Este segmento está constituido por el conjunto de empresas eléctricas propietarias de centrales generadoras de electricidad, la que es transmitida y distribuida a los consumidores finales. Este segmento se caracteriza por ser un mercado competitivo, con claras deseconomías de escala en los costos variables de operación y en el cual los precios tienden a reflejar el costo marginal de producción.

Las claves para entender la crisis del gas

1. ¿Cómo se origina?
Según las petroleras, la demanda de gas y electricidad es 30% mayor a 2002 por la reactivación. Ante lo cual hoy la oferta es insuficiente. A ello se suma que las centrales térmicas se alimentan de gas, o de una combinación de éste.

2. ¿Por qué se llegó a esto?
Las petroleras afirman que, desde 2000, las políticas oficiales desalentaron nuevas inversiones y hoy se están pagando las consecuencias. Señalan, sobre todo, el congelamiento de las tarifas dispuesto por el Congreso tras la devaluación.

3. ¿A quiénes afecta?
Por el momento, sólo a un número de industrias con contratos “interrumpibles”, entre las que hay automotrices, siderúrgicas, cementeras y químicas. Pero aún no se sabe cómo se administrará la escasez entre los grandes bloques de usuarios del gas: industrias, domicilios, centrales térmicas, usuarios de autos y compradores externos. Y falta por saber qué pasará con los países a los que se les exporta gas: Chile, Uruguay y Brasil.

4. ¿Qué se espera?
Los especialistas aseguran que habrá escasez de gas para este invierno y que la falta de inversiones también impactará con nuevas restricciones en el invierno de 2005.

5. ¿Afectará a la economía Argentina?
En una petrolera estimaron que la crisis restaría no menos de dos puntos porcentuales al crecimiento.

Francisco Alvarez y Jonas Preller son redactores en Mercurio. Sus puntos de vista no necesariamente son los de Petroleumworld.

Nota del Editor: Este comentario fue originalmente publicado por Servicios Informativos el Mercurio on line (emol S.A.),Miércoles, 30 de Marzo de 2005. Petroleumworld no se hace responsable por los juicios de valor emitidos por esta publicacion, por sus colaboradores y columnistas de opinión y análisis.

Petroleumworldbo.com 06 26 06

Petroleumworld alienta a las personas a reproducir, reimprimir, y divulgar a través de los medios audiovisuales e Internet, los comentarios editoriales y de opinión de Petroleumworld, siempre y cuando esa reproducción identifique a la fuente original, http://www.petroleumworld.com y se haga dentro de el uso normal (fairuse) de la doctrina de la sección 107 de la Ley de derechos de autor de los Estados Unidos de Norteamérica (US Copyright)Internet Web links hacia http://www.petroleumworld.com.ve son apreciadas.

Copyright ©2006 El Mercurio S.A.P.Todos los Derechos Reservados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: