¿Qué hará Exxon con $US 200.000 millones en sus arcas?

http://www.energypress.com.bo/America/1.htm

AMÉRICA
Edición 430 – 19/01/2009

Se especula que la petrolera podría realizar un gran anuncio. ¿Shell o Brasil en la mira?

Por Russell Gold
The Wall Street Journal

Exxon Mobil Corp. se ha distanciado de sus competidores, luego de que los años de precios altos del petróleo repletaran sus arcas. Ahora, los inversionistas se preguntan si Exxon se apresta a dar el zarpazo.

Varios analistas creen que Exxon, la mayor compañía que cotiza en bolsa del mundo, tanto en términos de ganancias como de capitalización de mercado, podría crecer aún más a través de la compra de una empresa rival o de una sociedad con un país rico en petróleo que necesite capital.

La última vez que los precios del crudo se desplomaron, a finales de los años 90, Exxon usó una porción sustancial de sus acciones para comprar Mobil Corp. en una operación valorada en $US 75.000 millones que, en su momento, fue la mayor adquisición de la historia corporativa. Desde que concluyó la transacción en 1999, Exxon no ha realizado compras de peso.

Pese al deterioro de los mercados, el desplome en los precios del petróleo y la dificultad de acceder al crédito, Exxon es una de las pocas empresas con la suficiente artillería financiera para realizar una adquisición de envergadura.

“En nuestra opinión, 2009 podría ser el año de Exxon Mobil”, afirma Neil McMahon, un analista de Sanford C. Bernstein & Co. La petrolera “podría cambiar la estructura de la industria para siempre y abrir una mayor brecha sobre sus competidores”.

El gigante petrolero de Texas se encuentra en una posición tan envidiable porque nunca creyó que el alza en los precios del petróleo duraría para siempre, aunque fue duramente criticada por su mesura. En los últimos dos años, a medida que el precio del barril se aproximaba a $US 150, los políticos exhortaron a Exxon a invertir parte de sus cuantiosos fondos en un aumento de la producción que ayudara a reducir los precios del combustible. Otras petroleras compraron activos costosos que ahora podrían arrastrar las ganancias operativas ya que el precio del barril de crudo ha caído a menos de $US 50.

Rex Tillerson, el presidente ejecutivo de Exxon, prefirió mantenerse al margen de la actividad de fusiones, diciendo que creía que los precios del crudo eran demasiado altos y que su caída era inevitable. En su lugar, mantuvo una disciplina fiscal estricta, dándole a la empresa un amplio margen de maniobra para capear el declive de los precios mientras sus rivales pasan apuros. Tillerson dijo recientemente en una conferencia de prensa en Chicago que “en los últimos dos años, algunos activos fueron comprados por precios bastante altos. Seguramente, (esas empresas) estaban operando con una proyección de precios bastante distinta a la nuestra”.

Exxon ha elevado sus reservas de efectivo desde $US 3.000 millones a comienzos de 2000 a $US 36.700 millones a fines de septiembre. También inició un programa de recompra de acciones. Hasta el momento, Exxon ha comprado 2.200 millones de sus acciones, que ahora están valoradas en unos $US 170.000 millones, aproximadamente la capitalización de mercado de Microsoft o General Electric Co.

Exxon está en “una posición privilegiada”, dice Philip Verleger, un consultor petrolero y profesor de la Universidad de Calgary. “Tienen efectivo y (ahora) hay muchas compañías desesperadas”.

Exxon no se ha pronunciado sobre futuros acuerdos. “Estudiamos oportunidades todo el tiempo, empresas que son potenciales blancos de adquisición, su desempeño, su situación. Y continuamos haciéndolo”, dijo Tillerson la semana pasada sobre sus planes para las acciones que Exxon recompró. “Si creemos que el valor es bueno, ciertamente tenemos la capacidad y los recursos para hacer algo. Pero si no estamos seguros sobre su valor, no tenemos que hacer nada”.

La fortaleza de Exxon no sólo proviene de sus finanzas, sino de un equipo de gestión con la experiencia y el talento para hacer funcionar una gran adquisición o inversión, dicen los analistas.

Pocos en el sector esperan que Tillerson guarde sus municiones por mucho más tiempo. “Él fue disciplinado durante los años de auge y optar por no hacer nada durante la desaceleración sólo irritaría a los accionistas”, dice Paul Sankey, analista de Deutsche Bank.

Una de las posibilidades consideradas por analistas es que Exxon compre Royal Dutch Shell, una transacción que le brindaría a la petrolera estadounidense acceso a reservas petroleras en África occidental y convertiría a Exxon en un titán en el mercado de gas. Un portavoz de Shell no quiso comentar al respecto.

Una operación de tal magnitud, sin embargo, enfrentaría un intenso escrutinio de los reguladores en todo el mundo. Exxon también tendría que emitir miles de millones de dólares en nuevas acciones a inversionistas extranjeros para sellar la adquisición. Muchos inversionistas institucionales operan fondos que limitan o bien no permiten exposición a acciones estadounidenses y probablemente venderán los títulos, lo que podría provocar un declive en las propias acciones de Exxon.

Otro escenario popular es una fusión entre Exxon y BG Group PLC, que tiene propiedades valiosas en la costa de Brasil, además de activos sustanciales de gas. Un portavoz de BG no quiso referirse al tema.

Una de las mayores fortalezas de Exxon es su experiencia en gigantescos proyectos de producción de petróleo y gas y es posible que opte por una alianza con un país que tenga recursos inexplorados que se beneficiaría de la capacidad de inversión de la petrolera. La caída en los ingresos petroleros podría abrir oportunidades para las petroleras occidentales en países como Irak y México.

En particular, los analistas ven una alianza en Brasil como una posibilidad. La estatal Petróleo Brasileiro SA descubrió el año pasado una serie de yacimientos petrolíferos en la costa de Rio de Janeiro y calcula que necesitará cerca de $US 400.000 millones para desarrollarlos. Exxon, que tiene un gran proyecto de perforación en el área, podría unirse a Petrobras para desarrollar los recursos.

Tillerson habló recientemente sobre la capacidad de Exxon de ayudar a financiar proyectos petroleros multimillonarios. Debido a que la empresa puede proveer su propia financiación, dijo, es más fácil para los gobiernos locales y compañías estatales “garantizar recursos porque no estamos compitiendo por las mismas fuentes de crédito”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: